Avisar de contenido inadecuado

No juzguéis

{
}
No juzguéis
Lo que jesús prohíbe en mateo 7:1 es que pasemos juicio sobre los demás como lo hacían los fariseos
Pastor Sugel Michelen

Una de las declaraciones más conocidas de Jesús es la que encontramos en Mateo 7:1: "No juzguéis para que no seáis juzgados.Lamentablemente, estas palabras no siempre son citadas con la misma intención y significado con que el Señor Jesucristo las pronunció en el Sermón del Monte.   Alguien dijo una vez, y con sobrada razón, que un texto fuera de contexto se convierte en un pretexto. Y si algo viene a ser evidente al considerar el contexto en que estas palabras fueron pronunciadas, es que no debemos entenderlas como una prohibición absoluta de pasar juicio sobre las acciones y creencias de los demás.
Inmediatamente después de esta declaración, el Señor Jesucristo advierte a sus discípulos que no debían dar lo santo a los perros ni echar sus perlas a los puercos, refiriéndose al hecho de que hay ciertos contextos en los que podría ser contraproducente compartir el evangelio (Mateo 7:6).   Un poco más adelante exhorta a su auditorio a entrar por la puerta estrecha que lleva a la salvación, en vez de escoger la puerta ancha de un pseudo cristianismo que evade las demandas de la fe y el arrepentimiento (Mateo 7:13-14).   E inmediatamente después el Señor pronuncia su advertencia contra los falsos profetas "que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces (Mateo 7:15-16).
Todas estas advertencias presuponen la capacidad de discriminar entre la verdad y el error, la virtud y el vicio, la justicia y la injusticia; nos llaman a pasar juicio sobre las creencias, el carácter y la conducta, tanto de nosotros como de otros.   Lo que Jesús prohíbe en Mateo 7:1 es que pasemos juicio sobre los demás como lo hacían los fariseos: asumiendo una postura de superioridad, deseosos de encontrar faltas ajenas, enfatizando muchas veces cosas totalmente irrelevantes y completamente enceguecidos en cuanto a las faltas propias.   De ahí las palabras que siguen a continuación: "¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? (Mateo 7:3-4).   Debemos sacar primero nuestra viga, pero no debemos anular nuestro discernimiento. El mismo Señor Jesucristo dice en otra ocasión: "No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio (Juan 7:24). La capacidad para juzgar es un medio de protección del que no podemos prescindir.  

{
}

Deja tu comentario No juzguéis

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.